miércoles, 21 de diciembre de 2016

LA POLVORONÁ TRADICIONAL


Como cada año, esta es la última actividad asociativa del corriente. Tras ella, unas cortas vacaciones hasta después de Reyes. Algo así como cuando estudiábamos de jóvenes y por estas fechas nos apartábamos casi por entero de libros y liceos y.... ¡qué bien lo pasábamos! No había miedo al colesterol, ni a casi nada serio, la energía de la juventud puede con todo. Aunque ahora todo es diferente, sin embargo también sienta bien apartarse de las actividades habituales y cambiarlas por una mayor dedicación a la familia, aunque estemos siempre con la mirada atenta a no pasarnos con esto o con aquello....de manjares me refiero, claro, o incluso cuidar de no excedernos con las libaciones.
A las 19:00 comenzó la concentración en la sede, tal como estaba programado, esta vez, por ser 20 de diciembre, martes, y no coincidir con el sorteo extraordinario de la lotería nacional ni ningún otro evento de interés general, la concurrencia fue mayor que el año pasado, la programación mejora, gracias a Dios, unas treinta personas. Se había acordado llevar "algo para picar", pero eso se quedó en buenas intenciones porque, como siempre, nos pasamos un pelín con las viandas, pero ya se sabe que eso no perjudica el ambiente festivo sino todo lo contrario. A los postres, con la ayuda de la música en conserva, villancicos de la Baja Andalucía y otros específicos de Ceuta, coreados con entusiasmo por los presentes con la ayuda de algunos instrumentos propios de las fiestas navideñas. Algunos desertaron antes de que se levantara la sesión agobiados por el peso de resfriados también habituales en estas fechas, especialmente cuando baja la temperatura a cotas verdaderamente invernales como las registradas estos últimos días.

Tras acabarse el "fuelle", se levantó la sesión, procediéndose a quitar las mesas soporte del ágape, una somera limpieza y a  dejarlo todo en condiciones normales, hasta después de Reyes, cuando se reanudarán las actividades asociativas. Las últimas felicitaciones y saludos efusivos, cruzándose deseos de paz, salud y tranquilidad para el año próximo, que desde estas líneas, como no podía ser menos, extendemos a todos nuestros socios y simpatizantes, de ambos lados del proceloso estrecho.